Cervezalogia.com

Información sobre Cervezalogia.com

Una nueva mirada sobre el arte de elaborar cerveza de lo humilde a lo más elevado, desde lo artesanal al emprendimiento cervecero, partiendo de un grano de cebada hasta la utilización del acero inoxidable.

Presentación

Mi nombre es Horacio V. Garnero soy Técnico Mecánico, con especialización en Materiales y Tratamientos, Programador de computadoras, Profesor en Disciplinas Industriales, capacitado en la Elaboración de Cerveza Artesanal en la Universidad del Litoral en la provincia de Santa Fe,  allá por el 2004, juntamente con un grupo de trabajo nos hemos asociado para llevar adelante este Proyecto que pretende poner al alcance de aquellos curiosos he inquietos creadores de cervezas o formulas toda mi experiencia para allanar el camino hacia el placer de lograr nuestras, propias cervezas , equipos o por que no nuestra pequeña empresa.

Espero que lo que les pueda aportar les sea de utilidad, a medida que avancen en la lectura nos iremos conociendo mejor, solamente les dejo un saludo y desearles BUENAS BIRRAS.

Introducción

Allá por el año 1995, y como es común que ocurriera en nuestro país, se daba un hecho que para mucho de los habitantes de nuestro querido suelo y países limítrofes  podía pasar como intrascendente, es más tal vez solo unos poco descubrimos en los años 90 la existencia de cervezas que no eran las marcas conocidas, las cuales no mencionaremos por cuestiones lógicas, no obstante esto, las características de estas cervezas eran bastante distintas a la comúnmente consumidas hasta el momento.

También para esa misma época y si tal vez  viajaste  a algún lugar turístico de nuestro país , pudiste llegar a probar alguna de las cervezas cuyas marcas tal vez no recordaras, lo que si recordaras eran su sabor, color, cuerpo, aroma, amargor es decir ciertas características que al igual que aquellas importadas hacían la diferencia, con las ya conocidas.

Como venía  mencionando en el 99 esas cervezas diferentes ya casi no se encontraban salvo en por un par de pequeñas micro-cervecerías ubicadas  en  zonas turísticas.

Para poder tomar , una cerveza distinta había que viajar a  esas zonas , tal vez con un poco de suerte si recorríamos unos 400 km encontrábamos a alguien que guardara secretamente la fórmula para hacer la cerveza  o por lo menos esa que era distinta a las que no hicieron creer que era cerveza, con todo el placer después de haber recorrido tantos km tomábamos unos cuantos litros, comprábamos algunas botellas del  secreto mejor guardado y nos pegábamos la vuelta tratando de que esas 6 o 12 botellitas que habíamos comprado ( pagando una fortuna) nos duraran hasta el próximo viaje.

Algunos como yo, tal vez porque las tomábamos demasiado rápido o por curiosidad,  tratamos de debelar el secreto, que había sido guardado en monasterios de monjes en los Alpes, o recetas  secretas pasada de generación en generación y de continente a continente  hasta haber llegado a nuestro país.

Libros en mano, comencé la búsqueda.

En ningún libro, que se precie había por casualidad una sola formula, eso sí encontré mucho de maquinarias y procesos.

En ese punto ya podría haber abandonado, pero seguí  buscando, para mi sorpresa lo que estaba descubriendo era que lo que nosotros estábamos experimentado en los fines de 90, en el norte de hemisferio ya lo venían padeciendo pero solucionando en los 80 y que esto también ya había ocurrido en los año 70 en Inglaterra y se lo denomino, como el movimiento en búsqueda de la real cerveza.

En definitiva si los Sumerio, los Egipcios, 2000 años atrás hacia cervezas con las tecnologías que disponían , y esto en la actualidad se repetía con personas que no tenían 2000 años de edad, ni el accesos a toda la más avanzada tecnología, porque no lo podía hacer Yo?

Y así partí en búsqueda de la fórmula secreta, sabía que para ello primero necesitaba, tal vez algunos kg de malta, una flor  extraña (para mí en ese momento), levaduras, y algo que si tenía al alcance, AGUA.

Salvo el agua lo demás había que conseguirlo todo o producirlos.

El primer problema era que para esos años las maltas no se conseguían ni por asomo, solamente si tenías un amigo que trabajara en alguna de las grandes cerveceras podías conseguir algún par de kg y por única vez, así que manos a la obra a maltear lo que se consiga, trigo, maíz, sorgo.

Luego de estos había que conseguir la levadura, la misma vino de Bélgica, con forma de botella y como regalo de unos alumnos que habían viajado por un intercambio.

Por último pero no menos importante el lúpulo, sabia (después de haber investigado) que en el Bolsón se conseguía, pero hacer  1700 km por 100 grs de lúpulo no era tan simple de realizar, logre que me vendieran, eso sí eran 20 kg creo que salía unos 250 dólares, pero yo precisaba solamente 100 grs, que hago con el resto?, bueno finalmente y por casualidad conseguí algunas flores .

Bueno ya tenía todo, o creí que tenía todo, pero también me sobraban algunas cosas como por ejemplo un tanque de germinado,  un horno de malteado y otros elementos que fui construyendo para poder maltear los granos de los cereales.

Después lo que sigue fue más fácil, aparecieron algunos cursos en localidades cercanas como por ejemplo en la facultad de química de Santa Fe, eso sí solamente éramos cinco alumnos, invitaciones  de Compañía Cervecera Universal, se comenzaron a armar los primero grupos de cerveceros a nivel regional , luego nacional, los foros, pero yo ya tenía  litros elaborados y gente que si bien no los conocía me llamaban para que tratara de ayudarlos, con sus equipos, su elaboraciones, sus problemas, y algunos viajaban cientos de Km para probar la cervezas que hacía o tratar de copiar algo de mis equipos.

Mi primeras ollas de 50 litros, mi primeras bomba, filtros, fermentadores, matraz, probetas, termómetros decímetros, PH metros, palas , removedores, contracorrientes, placas intercambiadoras, keg de 50, Cornelius, mis propios Cornelius, mis propios diseños, mi programas de buenas prácticas de manufactura, mi primer equipo de 150 litros, el de 250 , el de 500 litros bueno y así casi infinitamente.

Hoy la cosa es más fácil, ya casi todos han probado la cerveza artesanal, los insumos se consiguen, y si bien las grandes cerveceras siguen presionando, nosotros, los artesanos, los creadores, somos cada vez más.

Bueno volvamos a nuestros tiempos, seguramente, en los últimos años o viajaste, y probaste las ya conocidas cervezas  artesanales o tienes un amigo que la está haciendo.

La verdad son distintas a lo que conocías, y piensas yo también me las quiero hacer o te entusiasma el hecho de que con tu amigo puedan pasar de lo artesanal de consumo propio a lo artesanal para comercializar, y por qué no tener una nano o micro-cervecería o mejor aún un PUB cervecero, y generar franquicias, uhuuu me parece que estamos volando alto, o no?.

Bueno la idea ya está y ahora como seguimos:

¿Queres seguir leyendo sobre este proyecto? Envíanos un correo y te ayudaremos.

Creo que ahora tendríamos que empezar a contemplar, los gastos, tiempo, mercado, márgenes, marketing…

 
Cervezalogia.com

Contáctese con Cervezalogia.com